Os Nosos datos sanitarios nas maos de multinacionais

photo_2014-10-10_15-42-52

Para privatizar la investigación y el conocimiento es necesario privatizar los datos clínicos y genéticos, especialmente la historia clínica (INDRA), los laboratorios (Cerba de unilabs, del fondo de capital riesgo CVC-Capio) y las exploraciones radiológicas (Pendiente de adjudicación por parte del gobierno de Feijóo a un socio tecnológico. Concurso publicado. Los adjudicatarios las grandes empresas fabricantes del sector: General Electric, Siemens y/o Philips, según información de parlamentarios gallegos.
La privatización de la receta electrónica (INDRA) y de los biobancos de tejidos (registro del cáncer y biobanco en manos del centro oncológico de Galicia de A Coruña, privado, en manos de un gran empresario de la fábrica de aluminio francesa Pechiney, actualmente jubilado y de la AECC, en manos de la oligarquía y la banca). Desde hace unos años el registro del cáncer lo financia únicamente el centro oncológico de Galicia y por lo tanto es de control únicamente privado (aunque el centro recibe 11 millones de euros/año de dinero público)
El Call Center y el teléfono informativo 012, que gestiona todos los datos sensibles de la población gallega, incluyendo los datos sanitarios, fiscales y afectivos sexuales está en manos de un fondo de capital riesgo, Netaccede, creado por exaltos cargos de la xunta y de NGB. El teléfono de cita previa (Call Center) permite seleccionar los pacientes y desviar los rentables a los centros privados que se considere oportuno.
La Industria farmacéutica, la tecnológica y a banca y consultoras tienen así en sus manos todos los datos sanitarios y genéticos de la población de Galicia (también en las otras CCAA). Esto se ve agravado por la ausencia de datos en manos de los profesionales del sistema público. Los médicos del SERGAS no pueden explotar ni los propios datos que introducen en la historia clínica, para autoevaluación continuada y control de calidad (por ej. valorar si los fármacos que se venden como eficaces y sin efectos adversos son tan inocuos en la población gallega, o comprobar si las dosis de radiación administradas a los pacientes de un hospital superan a la media). Aún más, si sospechamos que realmente uno de nuestros equipos radia más que la media sería difícil resolver el problema, porque el control de calidad en radiología del SERGA corresponde a Galaria, empresa pública de gestión privada, cuya presidenta proviene de Deloitte y de NGB, y cuyo control de dosimetría y otros controles de calidad radiológica está en manos de la General eléctrica, la empresa cuyos equipos son considerados los más radiactivos del mercado, fabricante de la central de Fukushima y multada por problemas con el medio ambiente en EEUU.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: